Los árboles están repletos de sabiduría.

A menudo paseo por el parque y visito este árbol maravilloso, me pongo bajo sus ramas o me siento en sus raíces y puedo sentir como me ayuda, como libera mi corazón de emociones bloqueadas o equilibra la vibración de mi energía.

Haz la prueba: para ello solo necesitas sentir, busca en un paisaje natural un árbol que te llame la atención, pero no visualmente porque sea bonito, sino que estando cerca te apetezca quedarte junto a él: ese es tu árbol! Siéntelo y visitalo siempre que puedas, con el tiempo puede que te sorprendas.

¡Conecta con la naturaleza!